Esta próxima primavera está a punto de empezar una nueva batalla perfumada. El objetivo es minimizar el descenso que están sufriendo las abejas para darles su propio lugar en el planeta y asegurar la polinización.

Los insectos polinizadores como las abejas son muy valiosos para nuestro sistema y el uso de pesticidas, el cambio climático y su cambio de hábitat les está perjudicando seriamente. En países como Estados Unidos, en 2015, los agricultores perdieron el 40% de colonias de estos insectos. Una pérdida, la de las abejas, que amenaza el suministro mundial de alimentos, pues son críticos para la producción de frutas, frutos secos, verdura y miel, y que a su vez, representan miles de millones de dólares a la economía mundial.

Los insectos polinizadores como las abejas son muy valiosos para nuestro sistema

Salvar y repoblar la abeja es una nueva misión internacional que a menudo, se inicia desde pequeñas iniciativas locales. Para hacer frente a este problema, por ejemplo, una pequeña ciudad de Iowa (Estados Unidos), llamada Cedar Rapids planea crear un paraíso para las abejas.

La ciudad de 130.000 habitantes se ha fijado una meta: 404,6 hectáreas de flores y plantas, puro placer para las abejas. En los campos, campos de golf, zonas cercanas al estadio o el aeropuerto, zanjas, cualquier área de cultivo será bueno para hacer crecer flores e invitar a las abejas nativas en estas áreas.

La ciudad de 130 mil habitantes se ha fijado una meta: 1.000 acres de flores y plantas

El superintendente del parque del cedro, Daniel Gibbins, explicó que para hacer florecer toda la ciudad se utilizará una mezcla de semillas, incluyendo 39 especies de flores silvestres y varias especies de hierbas. “Todo el mundo puede ayudar, incluso una planta en su propio jardín puede contribuir a la creación de este paraíso”.

Con un propósito diferente, en este caso, para salvar a las abejas solitarias, también se llevaron a cabo unas propuestas curiosas en Italia, concretamente en los jardines Fraccalini, en el Parque de las Ciencias de Venecia. Se inauguró el Bee Hotel, hotel para abejorros, mariposas, y todo tipo de insectos polinizadores. Cuenta con casitas hechas de hojas, cañas de bambú y el objetivo es el de ofrecer un refugio con las condiciones ideales para vivir y reproducirse lejos de los pesticidas.

“Todo el mundo puede ayudar, incluso una planta en su propio jardín puede contribuir a la creación de este paraíso”

DEJANOS TU COMENTARIO